Los viñedos extremos de Calatayud DO dan vinos de altura

“Viñedos de más de 50 años, en alturas de 800 hasta 1000 metros, donde la elaboración ya es tan extrema que los sarmientos se retuercen y parecen querer abrazar al viticultor y a todo el que se acerque a la viña”.

Así empezaba la presentación al atardecer en el World Trade Center de la DO Calatayud en Zaragoza, donde 7 de sus 16 bodegas trajeron sus vinos más emblemáticos para que no sólo la Guía Peñín la valore como una de las mejores de España.

wp-image-90422871jpg.jpg

Teniendo en cuenta que en su vasta extensión se cultiva un 63% de garnacha y un 8% de uva blanca, lo que mayormente probamos fueron tintos, si bien, cada bodega trajo alguno de sus blancos, mayormente de Macabeo, pero también un sorprendente garnacha blanca con viura de Bodegas San Alejandro, que en su apuesta por la innovación está haciendo Blanco de Hielo aprovechando la altitud de Miedes, en opinión de Mireia Martínez, del departamento de Marketing, muy apto, así como el frizzante de 5’5 graditos, para las personas que no acostumbran a beber vino pero están empezando a atreverse a cambiarlo por la cerveza o el refresco.

 

Los blancos entran como el agua

Desde luego, los blancos de Calatayud son muy fáciles en general, muy ligeros, la variedad Macabeo se deja beber perfectamente a cualquier hora sin necesidad de comer para empapar, como el Cruz de Plata de Virgen de la Sierra o el de Armantes de San Gregorio.

img_20160929_222536.jpgMucho más carnosa es la garnacha blanca, sobre todo cuando es en barrica, como la exquisita de Sargas de Idúes, elaborado por el enólogo Enrique Castells para Bodegas Esteban Castejón. Carmelo Esteban, portavoz de la familia, asegura que son especiales por la altitud entorno a los 900m, lo que da veranos cálidos durante el día y fríos por la noche, la maduración es muy lenta, el terruño es terroso, con canto rodado. Y la barrica de roble francés de 600 litros le da ese sabor especial”. Otra clave es que la elaboración se hace “en depósitos de hormigón subterráneos, que se había perdido”, lo cual da lugar a un tinto también extraordinario, ¡sobre todo a nivel calidad precio!

Cómo destacar entre tanta competencia

img_20160929_195251.jpgSer especial con la garnacha (tinta) no es fácil, pero Langa ha ganado el premio Mejores Garnachas del mundo, entre otros muchos, con su Classic. Además, han triunfado con su cava aragonés Reyes de Aragón, pero, por si fuera poco, han rescatado también la variedad Concejón: “Es una uva autóctona desaparecida de Calatayud, con toda su singularidad, pero además criada en un viñedo de unos mil metros de altitud, de unos 80 años de edad, producciones muy muy bajas”, explica César Langa, uno de los propietarios de la familia. Eso, en una botella también muy particular, como todas las de Langa, que son para bebérselas y dejarlas en casa como florero o candelabro, da lugar al Pi, que ya recomendé en el artículo de 8 motivos para visitar Zaragoza que no te habían contado antes.

img_20160929_201417.jpg

En la DO también destaca Bodegas Ateca, que se situó en el mapamundi a lo grande cuando eligieron para regar la cena de los Oscar 2013 su Honoro Vera garnacha, un joven con una pequeña crianza de 2 meses que sólo vale 5€ y está buenísimo. Así que ni os cuento cómo están el Atteca con 10 meses de crianza y el Atteca Armas, la joya de la bodega, con unos 18 meses en barrica…

 

Más alto que estos viñedos sólo el cielo

img_20160929_204022.jpgSi el lema de la campaña de la Denominación es Viñedo Extremo, el más extremo es probablemente Bodegas Virgen de la Sierra, porque Villarroya de la Sierra es la población más rayana con Soria, lo cual implica temperaturas bastante extremas que provocan que su vendimia sea prácticamente un mes más tarde que el resto. De ahí salen 7 referencias, sus mayores apuestas son: Albada, un vino de paraje, esto es, una parcela que está a 800 metros, cuyo viñedo tiene más de 60 años, y no da más de 1000 botellas tinto, tras pasar por barrica de roble francés; y Cruz de la Piedra, garnacha vieja, con 90 puntos en la guía Peñín, que hace honor a las cruces de piedra que marcan el camino de Santiago.

img_20160929_205014.jpgEn la bodega San Gregorio, su comercial Fran Aranar describe que consiste en “microparcelas que a la altitud que tenemos, con la poca pluviometría que hay, da vinos como los Armantes, cuya Vendimia Seleccionada marida estupendamente con guisos de caza, carnes y quesos curados. La pena es que la mayor parte de la producción se la lleven los listos en el extranjero, mientras que aquí sólo se queda un 10%.

 Elaboran multitud de vinos, pero en Bodegas y Viñedos del Jalón, su portavoz, Clemente Lorcas recomienda aprovechar el momento álgido de Las Pizarras, “un vino joven, añada 2011, garnacha de más de 60 años, de producciones casi ridículas, es lo que está en extinción. Lo característico es su elaboración al estilo francés, en barrica y prensado en depósito abierto, para sacarle toda la mineralidad y la fruta, su mayor potencia, y para conseguir vinos longevos. Es ese toque es lo que hace que se asemeje a los vinos de Francia, aunque estos llevan más madera. Para ello, hemos creado Alto Las Pizarras, que es exactamente el mismo vino, pero dejándolo 11 meses en barrica”. Y no se ha llevado tantos premios ni 91 puntos en la lista Parker por casualidad.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s